Las salsas de soja son el resultado de la fermentación de la soja: un proceso culinario centenario que aporta una mejor digestibilidad y asimilación de los nutrientes de esta legumbre japonesa y de otros países del Extremo Oriente.


El shoyu

históricamente, es la primera salsa de soja que se introdujo en Occidente. Se trata de una salsa de soja que se obtiene a partir de fermentar soja junto a granos de trigo tostados, agua y sal. Como está hecho con trigo contiene gluten. Tiene un sabor más suave que el resto de salsas de soja porque tiene menos soja y sal, por lo tanto, se puede tomar más a menudo que el tamari. Se puede utilizar tanto para condimentar verduras y proteínas vegetales como para preparar sopas y otras salsas con limón, mostaza natural, jengibre, melaza de cereales o aceite de oliva de primera presión en frío. Nutricionalmente contiene más proteínas y más cantidad de calcio.


El tamari es la salsa de soja pura, fermentada solo con agua y sal. Nutricionalmente, pues, contiene más hierro y más hidratos de carbono. Tiene un sabor y un aroma más fuerte, y una textura más espesa. Así pues, se suele utilizar moderadamente para cocinar (se debe añadir al final de la cocción para mantener las enzimas vivas). No tiene gluten.





Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted